Jul 10, 2010

PELOTAS SIN FRONTERAS


Quién me iba a mi a decir que me iba a hacer futbolera en Nueva York!! Me pasa solo una vez cada cuatro años, cuando llega el mundial. La excusa del fútbol me permitió explorar bares de nacionalidades diversas en 2006 y compartir la pelota con desconocidos que hablaban en muchos idiomas y filmar escenas portentosas de fans entregados a pasiones desatadas que yo desconocía así que este año no había dudas, había que repetir. Claro que después de probar unos cuantos bares siempre acabas decantándote por el que te hace sentir más a gusto. Paradojas de la geografía, este año el ganador ha sido un restaurante sudafricano, Bunny Chow. Y así, sin necesidad de coger un avión y con las vuvuzelas cortesía del iphone, nos embarcamos primero en el partido de Ghana. Y allí estuvimos en el de cuartos de final y en el partidazo contra Alemania. Suecos, italianos, escoceses, sudafricanos, italianos... lo mejor del fútbol en NY es que es una excusa para reunir a un montón de amigotes de muchas nacionalidades con una excusa redonda y en realidad, apátrida. Porque más de uno ha ido cambiando de equipo a medida que avanzaba el mundial, incluida yo, que arranqué apuntando hacia Brasil... Probablemente sea uno de los mejores lugares del mundo para ver un mundial, porque aquí nadie se siente exactamente de ninguna parte y puede ser de muchos sitios, aunque a veces la tierra tire, como frente a una final.
Y el fútbol gusta, aunque muchos no lo sepan. Y hay hasta quien en un ataque de generosidad total, ha montado un bar improvisado en el Lower East Side en su backyard, ha puesto dos superpantallas de televisión y ha ofrecido cervezas gratis al personal anónimo para que disfrutaran del fútbol. Porque sí!
A mí en general este deporte me interesa poco pero cuando juegan los mejores entiendo que la gente enloquezca porque hasta yo he enloquecido. Ahora el mejor remate sería que ganara España. Porque lo cierto es que está muy bien que España llegue a una final, para qué negarlo. Y además, disculpen la ironía, nada como un poquito de pan y circo para esconder y olvidarse durante unos días la crítica realidad española. Aquí, desde la lejanía, hasta la victoria, siempre! Go Spain!

3 comments:

  1. lo bueno de los apátridas es que antes de sufrir por una derrota ya hemos encontrado un colega con el que unirnos en la victoria del contrario...

    ReplyDelete
  2. acá (México) el mundial causó un enajenamiento cabrón: todo el país paralizado con cuanto juego hubo de la selección nacional, a todo mundo valiéndole queso que ocurrieran eventos y noticias en verdad importantes, todo mundo loco cuando México le ganó a Francia, celebrando como si nos hubieran bajado los impuestos, como si se hubiera erradicado la pobreza, como si el presidente hubiera reconocido que llegó al poder por la vía del fraude... en fin, una verdadera pena.

    ReplyDelete
  3. Carmen de la FuenteSeptember 2, 2010 at 1:14 PM

    Curioso , nos pasa a tod@s las emigrantes que hasta nos volvemos futboleras, puede ser la morrinha de las fiestuqui en casa..

    ReplyDelete