Dec 23, 2008

SOCORRO, ESTOY EN LAS VEGAS!!!



Me temía lo peor pero nunca pensé que la lobotomización humana podría llegar a estos extremos. De momento aquí dejo un par de fotos, una en plan nostálgico, de esas de estética años cincuenta que incitan a pensar que lo que hubo antes siempre fue mejor y otra de realismo puro, de ese que no tiene edad. Y sí, Feliz Navidad y esas cosas, aunque aquí en lo único que uno puede pensar es en Hunter S. Thompson y en su Fear and Loathing in Las Vegas. O en por qué Elvis se hizo adicto a las pastillas tras cantar en los casinos locales durante largas temporadas....

3 comments:

  1. Hola Barbara!
    Se que Las Vegas no es precisamente un sitio idilico,relajante y bonito pero no sabes la envidia que me das y lo que me gustaria estar ahoara mismo en ese lugar en mitad del desierto.
    Feliz Navidad!
    PD:Cuidado no te vayas a apostar todo tu patrimonio ni te vayas a casar con cualquier tipo vestido de Elvis.
    Podria soltarte mas topicos pero creo que codos ya vamos bien.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  2. Para pasar la navidad es un sitio con tantas
    bombillitas como cualquier otro.
    ¡Cuidado con el "Black Jack", y con el "Jack Daniels"!
    Besos
    Jack Skellington

    ReplyDelete
  3. El verano pasado estuve de ruta por California y de camino al Grand Canyon hicimos parada en Las Vegas. Sin duda, es el lugar más horrible y deprimente en el que he estado nunca. Me resulta imposible entender cómo alguien puede desear pasar sus vacaciones en un sitio que en mi opinión reúne todo lo más detestable: el juego (lo siento, no le encuentro la gracia a eso de apostar), el mal gusto (sin comentarios, salta a la vista), los precios escandalosos (incluso los starbucks son el doble de caros que en el resto de EEUU), la gente hortera (véanse los múltiples grupos de chicos jóvenes en plan despedidas de soltero) y, sobre todo, la hipocresía: en el interior de los hoteles intenta pasar desaprecibido todo lo que rodea al mercado del sexo, pero salgan unos segundos a esa única avenida que conforma la "ciudad" i acepten alguna de las miles de tarjetas que amablemente latinos mudos (debe de ser ilegal hablar hacer propaganda sexual a gritos) les ofrecen con "chicas a domicilio" como si se tratara de pizzas.
    Vaya, me he desfogado a gusto... Pues eso, feliz año nuevo y te deseo que no tengas que regresar a ese Disneyworld para adultos (salvando todas las distancias).
    Saludos,
    Marta

    ReplyDelete