Aug 5, 2009

CULTURA SEXUAL

(This time in Spanish)


Una afirmación retórica: en el mundo del porno hay mucha silicona y exceso de cabezas huecas. Es lo que uno se imagina, sobre todo después de leer uno de los mejores y más desternillantes ensayos de David Foster Wallace, el que abre su libro ‘Consider the lobster’, donde escribe sobre los oscar del porno y esa industria, que mueve miles de millones de dólares, bastantes más que el cine 'normal'. Pero entre pechos tamaño globo terráqueo y penes de cinco dimensiones también hay personajes como Nina Hartley o como Candida Royalle, que han decidido utilizar su experiencia como porno-stars para ayudar a la gente a mejorar su vida sexual. Dan clases teóricas para mejorar la práctica y hacen videos porno para mujeres en los que en lugar de haber mujeres objeto, hay hombres objeto, -variantes sobre el tema-.

viñeta de Mike Lynch

Ya sé que antes habrá que terminar con la absurda legislación impuesta por el ex presidente Bush (ex!!!!!) de premiar economicamente a los colegios que enseñan abstinencia sexual y dejar de castigar a los que explican para qué sirve un condón. Y también habrá que superar ese trauma tan cristiano de identificar el placer con la culpa. Está claro que la sociedad occidental del 2009 todavía no está preparada pero... no sería estupendo que en los high schools los adolescentes recibieran clases de cultura sexual? Más allá de la ultranecesaria información para evitar embarazos no deseados y enfermedades. Cómo disfrutar y hacer disfrutar entre las sábanas. Es parte esencial de la vida, tanto como las matemáticas, porque la hormona se dispara a los quince años y no se tranquiliza hasta varias décadas después. Puede llegar a hacer estragos y sin embargo, la mitad de la población no tiene ni idea de qué hacer cuando se mete en la cama acompañado, en especial los hombres, para los que el cuerpo de una mujer ha sido, durante demasiados siglos, simplemente un agujero, y esa es la cultura que se ha transmitido generación tras generación.


Afortunadamente en los últimos años se ha creado toda una escuela entre actrices porno semijubiladas que han optado por hacer la transición desde los falsos gemidos y el sexo ficticio en pantalla a los problemas sexuales de la vida real, sumergiéndose en el negocio de los videos y los seminarios 'sex-educativos'. "El sexo en las películas porno no es el sexo que hay que practicar en la vida real. Esta hecho para entretener, es una fantasia, pero a ninguna mujer le produce placer encontrarse en la cama con un hombre que se mueve como una batidora". Esta es una de las frases con las que la gran Nina Hartley arrancaba el martes una clase gratuita sobre sexo oral -versión masculina y femenina- que me hizo preguntarme: ¿por qué nadie nos dio una clase así a mí y a mis amigos a los 16 años? ¿cuánto tardará la sociedad en permitir que una señora como Nina aparezca en una high school y ayude a las nuevas generaciones a ahorrarse unos años de mal sexo enseñándoles los pequeños trucos que contribuirán a que su vida sexual sea verdaderamente rica y divertida?


Según la base de datos imdb, Nina ha participado en 523 PELÍCULAS!!!. Un actor no porno de casi setenta años como Robert de Niro sólo tiene 79 en su curriculum, aunque es cierto que Nina no ha tenido que memorizar guiones como ‘Taxi Driver’... Esta ‘experta’ estará toda la semana en The Pleasure Chest, en Nueva York, uno de esas tiendas de juguetes sexuales cada vez más abundantes. Hoy el programa consiste en la ‘ciencia’ del spanking (azote) y mañana en la de los tríos. Obviamente esos son debilidades que la gente va descubriendo, repudiando o saboreando con la edad, algo realmente personal y para adultos. Pero el martes Nina habló durante dos horas frente a una pizarra sobre sexo oral en lo que podría haber sido perfectamente una clase para adolescentes de instituto. Mucho sentido del humor, anatomía, dibujos y los trucos aprendidos en 30 años de experiencia peliculera y vital. La audiencia era mayoritariamente femenina, lo cual me hizo pensar que el orgullo macho sigue siendo un obstáculo en la mejora de las relaciones heterosexuales a escala planetaria. Sólo diré que los escasos chicos que había eran casi todos gays. Tienen menos prejuicios.

Yo insisto, deberían invitar a Nina a impartir seminarios en los colegios, aunque quizás tendría que empezar por darle clases a los padres de los chavales... La curiosidad y la educación son la única receta para civilizar el mundo. La ignorancia provoca, entre otras cosas, enfermedades, embarazos no deseados y mucha insatisfacción sexual, que a su vez se traduce en compañeros y compañeras de trabajo excesivamente estresados, en jefes demasiado salidos y en taxistas cabreados. Al paso que cambia el mundo, ¿quizás para el siglo XXII? ¿o para el XXV?
(Y no, esto no tiene nada que ver con la serie ‘Sex in the city’, que me lo veo venir).

4 comments:

  1. En Washington DC van a ampliar a todos los institutos un programa para hacer pruebas de enfermedades de transmisión sexual a todos los adolescentes... Algo es algo...

    ReplyDelete
  2. You are a dreamer.

    ReplyDelete
  3. hola desde Morelia Mexico
    mira q nosotros con una red de trabajador"s sexuales de 22 estado del pais, realizamos encuentros actividades y mucho mas, con ese mismo enfoque el de la prevencion, la informacion desde alguien q del sexo vive dia a dia,- q como trabajador@s del sexo y con su cuerpo pos supuesto saben mucho mas de lo q se cree y valora, muy buena nota, me perfila para apoyarlas a compartirles q nuestors proyectos tienen futuro y q la salud sexual como educacion es un mera necesidad inmediata.

    GUTI SOL
    desde la condonerias
    EL ENCANTO DEL CONDON.

    ReplyDelete