Jan 28, 2009

NÚMEROS

Para completar mi post anterior, aquí va un sorprendente estudio de AP: nueve de cada diez responsables de bancos y entidades financieras relacionados con el actual colapso económico siguen en el mismo puesto que ocupaban en 2006. Mientras, 100.000 personas que trabajaban a sus órdenes se han ido a la calle en Estados Unidos. Yo creo que la situación va más allá de los números, aquí va una lectura para reflexionar. El tipo de la foto ya lo ha hecho.
(la foto está sacada vía flickr de Darth Dragon)

BANQUERO BUENO, BANQUERO MALO

La semana pasada atracaron un banco en Nebraska. Esta vez no fueron los propios banqueros y sus amigos inversores de tapadillo, como han venido haciendo en los últimos años impunemente hasta que han empezado a implosionar. Fue un llanero solitario que entró a punta de pistola en un banco de Carleton, o sea, en medio de ninguna parte. No sé sabe cuánto dinero se llevó, pero eso es lo de menos. Lo que me sorprendió es la descripción de 'la víctima', Citizens State Bank, un banco cuyo dueño trabaja en su única sucursal junto a otras cinco personas que lo mismo atienden a los clientes, que cambian las bombillas o barren suelos si hace falta. El señor Van Cleef, que dirige este establecimiento al estilo de los de antaño, (y por eso le atracan como antaño hacían Bonnie and Clyde) tiene sentido común: "Cuando las cosas se ponen complicadas, no cobramos bonus".
A este señor nadie le había invitado al foro económico de Davos ya que su banco no cuenta a escala macroeconómica, aunque sus clientes seguramente sean mucho más felices que los que se han hundido siguiendo los consejos financieros de los grandes bancos del mundo.

Curiosamente el que sí estaba invitado era John Thain, ese fulano que tras acabar de hundir Merril Lynch todavía aspiraba a un puestazo en el Bank of America, (que compró las ruinas de Merril Lynch el año pasado). La semana pasada dimitió: no había química entre él y sus nuevos jefes. Entre medias se supo que se había gastado 1,2 millones en decorar su oficina. Pero los excesos del mundo financiero ya no me sorprenden. Lo que realmente me corta la respiración es la desfachatez imperante en ese universo: pese a haber llevado a Merril Lynch a la bancarrota, a alguien le pareció buena idea invitar a Thain a participar el próximo sábado en Davos en un panel titulado 'The bank of the future'!! Milagrosamente, ya no irá.

Jan 26, 2009

FLASHBACK


En las horas que inevitablemente se dedican a procrastinar frente al ordenador he sido bombardeada por la palabra Obama tantas veces que he optado por lo impensable: echarle un último vistazo a Bush. El culpable ha sido Errol Morris, que en su blog esporádico del New York Times dedicado a reflexionar sobre la fotografía, ha invitado a los tres responsables de las tres agencias que han seguido al ex presidente (sí, ex!!) durante los pasados ocho años a seleccionar las imágenes que mejor definen a Bush y a su administración.
La mayoría de las fotos son de sobra conocidas pero analizadas una a una y mostradas todas a la vez ofrecen una imagen global de líder de república bananera espeluznante. No está de más mirar hacia el pasado para sentirse atraídos por el futuro, aunque no todo sea cuestión de imagen y lo que haya por delante quizás de más miedo que la peor foto de Bush.
Por cierto, ésta del pavo la firma Kevin Lamarque, de Reuters.

Jan 23, 2009

EL GUANTÁNAMO DE NUEVA YORK


Lo de anunciar el cierre de Guántanamo era una decisión que, a estas alturas, cualquiera con dos dedos de frente hubiera tomado. Alabemos al señor por hacer lo que había que hacer!! Ahora la pregunta es: qué va a pasar con los presos que viven su propio Guantánamo en ciudades civilizadas como Nueva York? Hay un caso flagrante que podeis leer aquí y que resulta muy inquietante: Syed Hashmi, un musulmán estadounidense detenido por supuesta colaboración con un terrorista en Londres. Está encerrado en una cárcel neoyorquina desde hace un año y medio, en aislamiento absoluto bajo lo que se llaman Special Administrative Measures, que se aplican en las cárceles federales a presos extremadamente peligrosos. El pecado de Hashmi parece haber sido guardarle unos calcetines a un supuesto terrorista que a su vez ha llegado a un acuerdo con el gobierno para rebajar su pena a cambio de acusar a Hashmi. El caso es confuso pero la realidad es que este chaval de 28 años lleva un año y medio colgado de un limbo legal idéntico al de los presos de Guantánamo. Obama prometió revisar los casos de aquella cárcel y también el de Ali Saleh Kahlah al-Marri, otro supuesto terrorista que está viviendo su propio Guantánamo en Charleston tras ser acusado de 'combatiente enemigo'. A Hashmi no lo nombró. Lo peor es que quizás haya más Hashmis por territorio americano sin que el público lo sepa. Más información sobre el caso aquí.

Jan 22, 2009

JUSTICIA MUSICAL POST-INAUGURAL

-Todo el planeta vio por la tele a Beyoncé cantar 'At last' de Etta James para la pareja presidencial en el baile inaugural que precedió a otra decena de bailes inaugurales a los que los presidentes son arrastrados cuando se convierten oficialmente en presidentes. Pero a mí me molestó un poco: Etta James aún está viva!!! y canta!! y se va de gira por ahí con su maravillosa voz y su pesado trasero a cuestas!!! Por qué el gran tema de su carrera lo ha cantado Beyoncé? Me temo que la razón se llama Hollywood. Beyoncé es una de las protagonistas de 'Cadillac Records', una película sobre la historia de la discográfica de Chicago Chess Records, donde Etta James arrancó y se hizo célebre. Su papel lo interpreta en el filme Beyoncé. Y encima la gala la retransmitía la cadena ABC en directo, que por supuesto iba a capitalizar mucho más con una celebrity de hoy en pantalla que con una gloria de antaño que los jóvenes seguramente ni conocen. Para los nostálgicos aquí os ofrezco a la auténtica Etta:

EL MITO EMPIEZA A DERRUMBARSE

Quiero romper un mito gastronómico-presidencial: en un post anterior hablaba (sin haberlo podido probar) del Ben Chili's Bowl, un sitio que se ha puesto de moda en Washington porque Obama fue a comer allí hace unas semanas. No vayáis nunca, a menos que seáis grandes fans de la comida basura o grandes mitómanos!! Supongo que sólo en Estados Unidos es posible que un garito grasiento de perritos calientes cubiertos por una salsa chili de sospechoso sabor y con este aspecto llegue a la mesa presidencial. Y ex presidencial: uno de los dueños me dijo orgulloso que los Clinton habían pedido dos días antes la totalidad del menú para llevar, que incluye cosas como esta:


Chili hot-dog, el hit del local.


Hamburguesa con salsa chili mordisqueada a la mitad. No pude con la otra mitad.


Patatas con salsa chili y queso americano derretido...

LA IMAGINACION AL PODER

Dos millones de personas reunidas en Washington, cientos o quizás miles de fotógrafos profesionales, un nuevo presidente paseándose por toda la ciudad desde por la mañana hasta por la noche y resulta que la mayoría de los periódicos se limitan a las mismas dos o tres fotos en sus portadas, con pequeñas variaciones. Como dice Jake Price, gran fotógrafo neoyorquino, "la prensa tradicional se ha vuelto tan previsible que si desaparece, no la vamos a echar de menos. Lo mejor del periodismo hay que ir a buscarlo fuera de lo grandes clásicos". Si alguien tiene sugerencias de hacia donde mirar, por favor que las comparta.

Jan 21, 2009

DISCURSOS, IMPRESIONES Y NUEVAS LETRAS PARA UN RAP


Ser turista electoral significa estar entre las masas. Y si eres periodista por vocación, es el sitio en el que hay que estar. Así fue como me perdí la mitad del discurso de Obama, porque entre las masas pasan cosas y a mi lado había un chico al que le dio un ataque de epilepsia en pleno speech. Vaya odisea conseguir que un médico llegara hasta el lugar de los hechos! Tanta policía y tanta guardia nacional en los sitios equivocados, -por ejemplo obligando a la multitud a pagar en el metro, multiplicando así el atasco humano- y ninguno a la vista cuando realmente hacían falta.


Ahora, al releerlo, el discurso me ha parecido mejor de lo que yo había conseguido intuir entre el caos que se montó a mi alrededor con la epilepsia, que por cierto, se resolvió tarde pero felizmente. El problema es que habiendo estado entre la multitud en Chicago, donde la fuerte carga emocional de las palabras de Obama hizo diana en la cabeza y el corazón de aquel gentío agotado por ocho años de mensajes cargados de oscuridad, aquí se notaba que éstas no estaban teniendo el mismo efecto.


Los estadounidenses pecan de emocionales. Por eso necesitan escuchar palabras que jueguen con sus sentimientos. Bush utilizaba esa estrategia con el miedo. Obama ha capitalizado el cansancio generado por ocho años de amenazas para explotar con maestría la idea de cambio y esperanza. Ya se sabe, la buena política tiene mucho de buena dialéctica. El problema es que hoy Obama no supo calentarles el corazón. Tuvo que ser realista. El futuro no pinta nada bien. El contenido de cada palabra será objeto de análisis enciclopédicos. La prensa estadounidense sabrá contextualizar el miércoles mucho mejor que yo estas impresiones, puesto que yo sólo hablo como testigo presencial de la reacción de la gente. De hecho, en Chicago todos se quedaron hipnotizados limpiándose las lágrimas frente a las pantallas del parque cuando Obama ya se había ido y aquí todos volaron en cuanto desapareció. Corrían por el frío, o huyendo de la realidad..

Y se perdieron creo, las frases más certeras del día, las del reverendo Joseph E. Lowry, un compañero de lucha de Martin Luther King, que pese a ser cura, fue capaz de no nombrar a Jesús y cerró sus bendiciones con unas rimas muy sarcásticas pero agudísimas que supongo que alguien transformará mañana, con la ayuda de Youtube, en un rap pegadizo:

"...help us work for that day when black will not be asked to give back, when brown can stick around, when yellow will be mellow, when the red man can get ahead, man, and when white will embrace what is right."


Respecto a la frase de Obama que más chirría, creo que no es material para meter en el mismo rap concienciado:

"We will not apologize for our way of life, nor will we waver in its defense, and for those who seek to advance their aims by inducing terror and slaughtering innocents, we say to you now that our spirit is stronger and cannot be broken; you cannot outlast us, and we will defeat you".

TURISTA ELECTORAL: 'O' DAY IN WASHINGTON


Para mí la aventura comenzó en una calle desierta, porque a las 9 de la mañana, todo Washington estaba ya en el National Mall o alrededores. El metro estaba vacío, la hora punta había sido a las cuatro de la mañana, palabra de Carlos de Vega. Pero al llegar a la estación más cercana al Mall, salir fue arduo. En una ciudad poco preparada para la visita de un millón de personas, en cuyo metro hay que meter el billete a la entrada y la salida, hay que ser tarugo para no pensar que hoy habría que haber dejado que todos viajaran gratis.

Lo que fue toda una experiencia fue ver a Joe Biden jurar 'out of sync', a Aretha Franklin cantar 'out of sync'. Parecía un playback barato! Vaya desastre! 15 millones de dólares e incapaces de hacer coincidir palabra e imagen para el pueblo llano. En las teles no ocurrió, me dijeron. Pero frente a mi pantalla, en el Mall, cuando la ceremonia arrancó, el lapsus entre voz e imagen era totalmente desmendido. Para cuando llegó Obama, lo habían arreglado un poco pero se quedaron medio segundo cortos, suficiente para que cuando el presidente se acelerara al hablar, la sensación al verle fuera molesta.

Pero eso fue sólo anécdótico. Lo dramático fue tratar de sobrevivir a la salida del National Mall tras el discurso. Millón y medio de personas caminando a la vez puede ser una experiencia de agobio aterrador. Tras casi perecer aplastada en una avalancha, decidí agarrarme al espejo retrovisor de una ambulancia aparcada y subirme a uno de sus escalones. Fue como el que se agarra a un salvavidas. Al menos estaba elevada. Soy bajita y estar atrapada entre la gente agobia mucho. Durante media hora sólo vi seres humanos. Muchos. Demasiados. Mirara donde mirara sólo había gente espachurrada entre sí.


Nunca conseguí ver suelo. También vi a dos ambulancias tratar de ir en direcciones enfrentadas y quedarse atrapadas una frente a otra porque había demasiada gente alrededor. Aquello no parecía acabar nunca. Al menos había buen rollo, paciencia, tranquilidad y sentido del humor. Si algo tienen los african americans es sentido del humor. Y ritmo. Qué hubiera sido de este país sin ellos! Les trajeron de la forma equivocada, como esclavos, pero gracias a ellos los británicos trasplantados y todos esos europeos que vinieron del frío aprendieron a sonreir un poco y hasta a mover las caderas y hacer buena música influidos por su sentido del ritmo.

La congelación de mis dedos me obligó a armarme de valor. Salté a la piscina. Me dejé llevar por la marea. Llegué a una autopista cortada al tráfico. Qué extraña sensación caminar por una carretera habitada sólo por humanos. Como además había desfile, al que ni me planteé llegar ante el miedo a encontrarme otra vez entre las masas, (a estas alturas ya había conseguido espacio) tuve que caminar y caminar y caminar. La policía me seguía diciendo que por aquí o por allá no podía pasar. Varios miles de personas se desesperaban conmigo. Dos horas. Seis grados bajo cero. Por el camino me encontré con una big band de Brooklyn que tocaba New Orleans jazz frente al monumento a Simon Bolivar. Bailé un rato con ellos.


También vi basura. Abundante.


Y gente insistiendo en hacer negocio.


Llegué al barrio de la George Washington University, una zona un poco pija que tiene carteles como este:


Me desvié. En la lejanía vi un hotel lujoso. Decidí entrar y descansar como huésped camuflada. Me encontré con una tele y unos señores muy agradables comentando el desfile a la entrada. Me senté con ellos. Pensé que estaba acabando. Pero no. "Se han desmayado dos senadores. El desfile se ha retrasado y acaba de empezar" me dijo uno de ellos. "En todas las inauguraciones pasa algo así" comentaron. No sé, tengo que investigarlo. Vi un rato a Obama y a su mujer. Mentira, vi un coche negro ir despacito por Pennsylvania Ave. Me aburrí. Nunca he entendido bien los desfiles, a menos que sea la Mermaid Parade, la gran desconocida de América.

Luego supe que Obama y Michelle habían salido del coche y habían paseado de la mano entre la multitud extasiada. Emocionante, dicen. No sé yo... Pero me lo perdí. Tuve la estúpida idea de pensar que como ya estaba cerca de casa, podía tomar un taxi y llegar en un momento. No hubiera sido una mala decisión pero el taxista llevaba sólo dos semanas trabajando como tal. Era senegalés y no tenía ni idea de ir a mi casa. Yo tampoco pero al menos yo tenía un mapa. Le guíe como pude. Nos perdimos. Puro surrealismo. Se disparó el taximetro y mi cabreo. Acordamos que no pagaría los 25 dólares que marcaba sino 15. Ni siquiera me dejó en casa.

Lo mejor llegó después. Me encontré una fiesta espontánea protagonizada por la Rhythm Workers Union. Estos señores, que celebraban al nuevo presidente como se debe:

video
Les seguí mientras ocupaban la calle U a ritmo de percusión. Una gran finale. Por la noche hay Inaugural Balls, pero nadie me ha invitado. Quizás practique el crash party.

Jan 20, 2009

APERITIVO FOTOGRÁFICO DEL DÍA O(bama)



Mientras preparo mi crónica de este extraño día presidencial, aquí va mi aperitivo fotográfico personal. Washington hoy era el paraíso del fotógrafo. Hasta yo, que no lo soy, no pude evitar hacer sudar mi cámara.
Aquí va una miniselección de extrañas parejas y una sobredosis de barras y estrellas.


Las gemelas Brenda y Linda, de Alabama.


Unos valientes. Estábamos a seis bajo cero.


Esperando el discurso.


Esperando el discurso... comodamente.


Abrazados por el presidente.

OBAMA, MONEDA FAVORITA DEL PLANETA


Si Obama fuera moneda, hoy su cotización superaría cualquier cálculo posible. Ayer, al acercarme a Union Station, la estación central de Washington, tuve un momento de confusión mental: por un momento me sentí en otra ciudad, quizás Dakar o Marrakesh. Decenas de vendedores ambulantes me asaltaron ofreciéndome alguna versión mercantil de obama. Hay de todo, la sonrisa de Obama adorna hasta las botellas de agua. A un día de su coronación, aquí lo que más vende es el presidente. Entre las obras, la hora punta, la policía, las decenas de aceras cortadas, los turistas despistados y los que se están sacando un sobresueldo alimentando la obamanía, la densidad humana y el desorden a las puertas de la estación resultaba muy poco washingtoniana. Más propia del sur que de la costa este norteamericana.


Para remate, en la estación habían montado una fiesta para gente con esmoquin y visones, una de las muchas Inaugural Balls con las que los que pueden pagar celebran la llegada de un nuevo presidente cada cuatro años- para hoy hay previstas decenas por toda la ciudad-. Hacían cola engalanados junto los vendedores ambulantes, a su vez muy poco elegantes. Unos pasaban frío trajeados mientras los otros vendían obamas con el mismo vigor que aquellos señores cargadísimos y sudorosos que en mi infancia se paseaban por la playa con sus voces inconfudibles chillando 'maniiiises, patatas, cacahués, al riiico helado'...


El efecto celebrity además se propaga a niveles inauditos. Hubo otro momento extraño que me hizo sentir en Los Angeles o Nueva York. Al final de una calle vi una multitud exaltada. Me acerqué pensando que igual era Obama pasando en coche pero no. La gente se había lanzado sobre un automóvil negro a intentar robar una foto de... Al Sharpton! El reverendo y activista negro es una institución entre la comunidad afroamericana pero la escena era mucho más parecida a la del universo Hollywood que al de la política. Aún así, prefiero que la gente quiera fotos de personas que venden ideas a fotos de personas que venden imagen camuflada de sueños de belleza y glamour artificiales. Es posible preferir a Al Sharpton que a Nicole Kidman? Yo creo que ya es hora. Aunque Sharpton en sí esté demodé.


La escena ocurrió frente al Ben's Chili Bowl, un popular local que desde 1958 sirve perritos calientes con un chili bastante apreciado, cuyo cliente más famoso hasta ahora era Bill Cosby y que desde hace una semana ha entrado en la ruta turística de la ciudad, como si fuera el Capitolio. La razón? Obama comió allí junto al alcalde Adrian Fenty hace unos días. Desde entonces hay colas interminables frente a este local situado en la calle U, en la zona antes conocida como el Black Broadway de Washington, un área que también se recuerda porque fue uno de los epicentros de las revueltas que siguieron al asesinato de Martin Luther King.


Ayer se celebraba el aniversario del nacimiento de aquel político (aunque su verdadero cumpleaños fue el día 15 de enero). Y en Ben's Chili Bowl, pese a estar inmersos en capitalizar su reciente celebridad, -las colas para comer son de hora y media- no se olvidaron de él. Sobre su tejado un Martin Luther King hinchable amanecía ayer observando la metamorfosis que vive su país desde un podio en el que se podía leer 'I have a dream...'. Obama recoge hoy su testigo. Dicen.

Nota: las fotos vuelven a ser mías, lo siento.

Jan 19, 2009

OBAMA SAYS THIS LAND IS YOUR LAND




Hay momentos en que ser turista electoral da alegrías inesperadas. Confieso que no me había estudiado mucho el programa del concierto de inauguración de Obama en Washington. El secreto de hacer turismo sobre todo consiste en estar dispuesto a dejarse sorprender. Sabía que estarían los de siempre, Beyoncé, Bruce Springsteen, Bono... sospechaba que habría algún clásico del country, inevitable en un país adicto al género, y que habría caras famosas leyendo discursos de presidentes muertos. Lo que nunca pensé encontrarme en este contexto era a Pete Seeger, ese grande de la música folk que con 89 años aún es capaz de seguir creyendo y cantando la canción de Woody Guthrie 'This land is your land', que él mismo ayudó a popularizar. Comunista en los treinta y los cuarenta, perseguido y vetado por McCarthy en los cincuenta, le puso algunas de las mejores letras e hilo musical a las protestas pacifistas y ecologistas de los años sesenta y setenta, y aún ha tenido otras tres décadas para dedicarse a salvar el río Hudson de la muerte segura por contaminación y a enseñarle música con mensaje a cientos de niños a través de varios programas educativos.



En fin, este señor entrañable y radical, que es parte de la historia musical y política de este país, siempre escondido bajo un gorrito de colores, fue el encargado de cantar 'This land is your land' justo después del discurso de Obama. Él tocaba el banjo, le acompañaba a la guitarra y la voz Bruce Springsteen, su declarado seguidor. Tengo que averiguar de quién fue la idea de llamar a Seeger pero fue grande. Quien quiera verle un mensaje subliminal a su elección, puede hacerlo. O no. A lo mejor que Seeger estuviera ahí significa que ya no es tan radical. O sí. Tengo dudas y no tengo respuesta.



Pero si no hubiera sido por él, me hubiera ido a casa decepcionada porque todo lo demás - Beyoncé haciendo gorgoritos, Bono lanzando mensajes con mensaje, Tom Hanks con cara de estreñido leyendo un discurso...- fue predecible y bastante aburrido, incluido el speech de Obama, que debe de estar reservándose -espero- para decir algo importante el martes. Nunca hubo feeling de concierto porque nunca dejaron que la gente bailara más de dos canciones seguidas. Los discursos de presidentes pasados que la organización decidió poner entre medias o la óper, que también se coló en el espectáculo, sólo servían para bajar el ánimo. Había grandes del sonido con capacidad para hacer a la gente revivir moviendo las caderas como Stevie Wonder, el propio Bruce, o Bettie Lavette... Iconos de hoy como Will.i.am o Usher. Pero nada, la música la interrumpían continuamente palabras grandilocuentes que no hacían falta. Obama era al único al que la gente realmente escuchó. Y a los músicos, cuando los dejaron.

Entrar en el National Mall para asistir al concierto era, como todos esperábamos, complicado. Después de entender que sería imposible acercarse al escenario -el memorial de Lincoln- porque la policía cerró el paso a los que llegábamos a la hora del concierto y no seis horas antes -qué ordenados son en Washington!- yo y mis amigos encontramos un hueco a más de un kilómetro, (ver foto arriba). No se veía nada. Intentamos encontrar una pantalla, tarea complicada, pero lo conseguimos, más o menos (foto abajo).



Desde aquí se podía más que ver, intuir las imágenes. Era la mejor opción. Vaya desastre de organización tecnológica: las pantallas, insuficientes para un total de medio millón de personas, eran tan pequeñas que servían para bien poco. Y el sonido era bastante malo. Espero que despidan al encargado de la infraestructura. El pueblo llano vio el supuesto concierto del año en muy malas condiciones. Y eso, quienes tuvieron la suerte de verlo en vivo porque resulta que esta celebración 'del pueblo y para el pueblo' no se retransmitía por la tele, que sigue siendo el lugar donde el pueblo va a buscar su opio. HBO, cadena privada de pago, compró los derechos y la retransmitía en directo en abierto.

Pero para poder ver HBO, aunque sea en abierto y sin pagar, hay que tener una caja para la televisión por cable. En Estados Unidos sólo la tienen 60 millones de personas. Y el total de casas con tele en todo el país es de 120 millones. O sea que hagan cálculos. Y en youtube dicen que la cadena censurará todo lo que la gente piratee. Nuestro querido Obama, el presidente de todos, ha permitido que 'su concierto' sólo sea de unos pocos. Empezamos mal. Lo sabría Pete Seeger?

Jan 18, 2009

BIENVENIDO MR OBAMA 2 (PICTURE SHOW)


Este es el famoso tren en el que Obama inauguró el programa de festejos populares para celebrar que ya es presidente. La foto la tomé el sábado en Claymont, el pueblo del que hablé en mi post anterior. Si miráis con lupa podeis ver la inconfundible sonrisa del presidente asomando desde el final del vagón a la izquierda. Esta foto es mala, ridícula y casi imposible. Y eso que yo sólo tuve que luchar con unas 600 personas para tomarla. Imaginaros como será hacer una foto decente en Washington cuando la pelea por la sonrisa de Obama se libre entre medio millón de obamaníacos. Para que luego digan que el periodismo ciudadano va a acabar con los periodistas. Vivan los fotógrafos profesionales!!!


Otra mala foto del tren en el que Obama y familia se desplazaron saludando al pueblo llano. Para los que no lo sepan ésta es una tradición que se remonta a la época en la que no había aviones ni autopistas y el tren, ese gran medio de transporte que en Estados Unidos han querido enterrar para favorecer a la industria del coche, aún era importante. Pero como en este país la historia es muy breve, cuidan mucho las tradiciones. Ésta la empezó Abraham Lincoln, el hombre al que hoy todos comparan con Obama. Aunque hubo alguien que subió al tren muy a su pesar: después de su asesinato, Bobby Kennedy, hermano de JFK, también hizo este recorrido para que la gente pudiera llorar su cadáver.



Charlie y su hijo, vecinos de Claymont, se declaraban 'real Americans'. "I hunt, I fish, I work, I am a construction worker and I believe it is time for change. I wasn't always a democrat. I voted for Reagan but now is time for a big change". Según me dijo, su madre cuidó de los hijos del vicepresidente Joe Biden en un hospital de la zona después del accidente en el que su primera mujer perdió la vida. "The only time I saw a president was when Kennedy was assassinated. The funeral pass by train through a town nearby. I wanted my son to see a president in better circumstances". Esta sí me pareció una razón poderosa para desafiar al frío.


Esta es una de las mejores pegatinas que he visto desde que soy turista electoral.



Un señor policía! Quienes no han pisado Estados Unidos pensarán que parece sacado de una película pero la realidad es que las películas americanas son una muy buena copia de la vida real.



Las trillizas congeladas de las que hablé en mi post anterior. En la siguiente foto comprabaréis que la del medio está cabreada. Pese a las mantas y la sonrisa de su madre, abandonaron: tres horas a diez grados bajo cero para ver a un señor saludando desde un tren no tenía ningún sentido para los menores de diez años. La madré confesó: "They cannot take it anymore. We are giving up. We going home".

Jan 17, 2009

BIENVENIDO MR. OBAMA

Lo que separa a El tren de Barack Obama de la película Bienvenido Mr Marshall es la sonrisa. Porque en realidad la fe ciega de los feligreses del político y la de los protagonistas de aquel filme era similar. En el cine el hombre más esperado ni siquiera se dejaba ver: toda la energía y la esperanza generada por la posibilidad de su llegada a un anodino pueblo español se derrumbaba a toda velocidad al pasar su coche sin detenerse. Ayer el tren de Obama, que salió de Filadelfia con destino a Washington DC, no se detuvo en Claymont, pero desaceleró y eso fue más que suficiente.

El presidente desplegó su sonrisa y consiguió derretir las tres horas de helada espera de las cerca de quinientas personas que tiritaron de frío para poder decir después 'yo estuve allí'. La posibilidad de que el tren parara en este pueblo de 'middle América' era muy remota, no estaba anunciado, pero como entregados seguidores de este político que ha hecho volver a creer a la gente en el poder de un mesías, lo importante era que pasara por su pueblo y al menos, sonriera. "Y sentir que él está con nosotros, que somos quienes le hemos ayudado a subirse a ese tren". Así me lo contaba Rob Cameron, un señor muy simpático -todos eran simpáticos en Claymont- y que inspirado por Obama, quiere ahora ser parte de la política local de este lugar de apenas 10.000 habitantes.

Obama no defraudó. Pasó por Claymont sonriendo, con su flamante superwoman, Michelle, celebrando cumpleaños. Saludó con la mano desde un vagón añejo del tren que lo movía por tierras de América a la conquista definitiva de la Casa Blanca y en apenas un minuto, se perdió en el horizonte.

Los quinientos o seiscientos parroquianos presentes para el evento del año en Claymont, se dieron la vuelta, comentaron entusiasmados la jugada - poco porque a esas alturas estaban más que congelados- y se fueron apresurados y felices a su casa. Tengo que ponerle más énfasis y ser menos cínica: 'ENTUSIASMADOS'. No sé por qué me sorprendo. La gente es capaz de dormir a temperaturas bajo cero a las puertas del Rockefeller center en Nueva York para salir en la tele y ser parte del público de programas como Saturday Night Life!! Y la Obamanía tiene un fondo mucho mejor, quieren ver a un político en el que parece que creen! En el siglo XXI! Después de todas las barbaridades que han perpetrado los políticos del siglo XX y después de que el curriculum de un impresentable como el señor Bush sólo invitara a tirar la toalla!!

?Qué tiene este señor para haberme inspirado incluso a mí a practicar este nuevo deporte que yo llamo turismo electoral y que esta mañana me llevó a este pueblo 'in the middle of nowhere' a observar el nuevo fenómeno sociológico del siglo?

"Yo creo en él". "Yo creo en él". "Yo creo en él". Vale, este es el mantra popular que todos repetían en Claymont pero... por qué? "Porque sus palabras nos han devuelto la esperanza, que en este país se había perdido. Porque habla de unidad, de ayudarnos unos a otros, conceptos que el mundo del yo, yo, yo ha barrido del mapa. No podemos seguir pensando sólo en nuestro bienestar individual y él nos lo está recordando y nos está haciendo creer en ello". Otra frase de mi amigo Rob.

Se me acaba internet. Inconvenientes de la vida en la América profunda, luego contaré más. Y colgaré fotos, como la de la madre que se congeló junto a sus trilllizas esperando al tren dos horas hasta que una de las niñas montó en cólera por el frío y la mamá tuvo que desistir sin poder ver sonreir a su presidente. Ninguna de las tres niñas parecía muy interesada en el momento histórico. Pero seguro que cuando sean abuelitas le contarán la anécdota a sus hijas. Es una pasión humana, estar ahí.

Jan 15, 2009

ON THE ROAD TO WASHINGTON

El sábado viajo a Washington, bloguearé a fondo hasta el martes que es cuando el presidente será coronado ante masas congeladas por la ola de frío ártico que ya está aquí. Habrá mucho que contar, fans de Bono (sí Bono, alguien pensó que este señor tan ubicuo se iba a perder la oportunidad de estar ahí???) peleando contra fans de Bruce Springsteen y contra fans de Beyoncé -vaya ensalada musical más rara para el concierto inaugural...-. Misas por doquier, curas gays y curas homófobos, porque América es así, grandes y pequeños políticos, famosos y famosillos de medio pelo...

En fin, yo, como Bono, tampoco me lo quiero perder así que ahí estaré, contando paso a paso la que son capaces de liar en este país para darle la bienvenida a un presidente. Claro que teniendo en cuenta que Obama se ha gastado 700 millones de dólares en llegar a la Casa Blanca, no está mal que derroche un poco en festejarlo con la gente no? O debería habérselo gastado en libros para los niños, condones para que las quinceañeras como la hija de Sarah Palin no se embaracen a destiempo y medicinas para los jubilados arruinados? Este nuevo capítulo en mi vida de turista electoral comienza en un pueblo llamado Claymont, en el camino entre Filadelfia y Washington DC, en la mañana del sábado...

Y por cierto, si alguien quiere entender al detalle el contexto de todo lo que se cuece en Washington DC -estos días y en la vida diaria- os invito a que visiteis el blog Se alquila Casa Blanca, de Carlos de Vega, un periodista amigo y fantástico al que muchos conoceréis porque sale en la tele cada día, en los telediarios de la cadena Cuatro, contando con ojo crítico todo lo que pasa en la política estadounidense. Su blog es tan bueno como sus crónicas televisivas. Imprescindible para todo adicto a este país.

OBAMANIZATION WEEK

Para ir arrancando con la semana de festejos presidenciales os invito a obamanizaros con el poster más famoso del año www.obamiconme.pastemagazine.com. click and get your own!



Shepard Fairey. Ese es el nombre del autor de la imagen original de mister Obama, que esta semana volverá a ocupar portadas, chapas y camisetas, en una especie de revival del 4 de noviembre, pero con más frío. A Shepard no le ha ido mal con la imagen del nuevo presidente.
En su web anuncia que 'manufactura quality dissent desde 1989'. De ponerle color a Obama ha pasado a hacer la próxima publicidad de la ultrapija Saks Fifth Avenue. Noam Chomsky tiene un ensayo muy famoso titulado Manufacturing dissent. No sé si aprobaría el salto que ha dado su discípulo.



Pero como defendían ayer en la inauguración en el International Center of Photography de cuatro exposiciones espléndidas dedicadas a la fotografía de moda, "el arte por el arte es una novedad, desde el renacimiento los artistas han trabajado de forma comercial, los encargos de la iglesia crearon magnas obras de arte así que, por qué habría que mirar con malos ojos el matrimonio entre el comercio y la creación?". Artistas del mundo, pronunciaros!
(por cierto la foto original antes de fundirla con el poster de Obama es de Jon Uriarte)

Jan 10, 2009

SURVIVING AMINA

"El tiempo no existe. El tiempo sólo son las cosas que te pasan". Le he robado esta frase a Manuel Vicent. Hace cinco años empecé un documental que por diversas razones nunca llegué a editar. El tiempo siguió corriendo aceleradamente al ritmo de las cosas que me pasaban. Ahora me ha caído del cielo un editor dispuesto a trabajar conmigo en este proyecto así que tengo que parar el tiempo: no puedo dejar que me ocurran muchas cosas si quiero terminarlo. Este blog sufrirá un poco: es imposible ser periodista de día, cineasta por la tarde y bloguera por la noche.
Para bloguear hay que vivir y al menos durante algunas semanas, creo que la hibernación va a ser la palabra que definirá mi existencia. Eso sí, planeo un viaje de Turismo Electoral II a Washington con la excusa de la investidura de Obama así que ahí bloguearé y mucho.
Aquí está el trailer de mi documental, Surviving Amina. Si os gusta, se aceptan donaciones, ideas y ayudas para sacarlo adelante. ?Algún productor ahí fuera en busca de proyecto huérfano?

video

Jan 6, 2009

REWIND: LEAVING LAS VEGAS



Ni yo soy Nicholas Cage ni la stripper a la que entrevisté en Las Vegas era Elisabeth Shue. Salvando las distancias, yo soy más guapa que Cage y además no soy alcoholica y Zoida, la stripper del Sapphire, el garito para Gentlemans "más grande del mundo" según se anunciaba en grandes carteles a la entrada, no era rubia y despampanante sino morenaza de ojos grandes, de aire middle east y piel tostada. Los prejuicios te llevan a entrar en semejante antro pensando que allí sólo habrá pobres desgraciadas que no tienen ni oficio ni condición y por eso les toca contonearse alrededor de una barra mientras un montón de hombres babosos babean. Pues no.

El tópico, por suerte, a veces se resquebraja ante la realidad. "En Las Vegas decir que trabajas en esto es bastante normal y no da verguenza". Zoida, madre soltera, contable de lunes a viernes y stripper los fines de semana, puede llegar a ganar hasta 600 dólares por hora. Y eso sin que le pongan la mano encima.

Pero ahora que hay crisis, yo quería saber si el negocio del sexo también sufre o si el vicio más antiguo del mundo es tan fuerte como para sobrevivir a la crisis. Oficialmente no hablé con prostitutas, Zoida no lo es, simplemente trabaja 'calentando' hombres al ritmo que marcan sus caderas. Pero supongo que puede ayudar a entender por donde van los tiros.

Por un 'lap dance' parece que no se gana mucho, 20 o 30 dólares más la propina que pueden ser otros 20 - tampoco está mal si se tiene en cuenta que el sueldo mínimo en el estado de Nevada es de 6.85 la hora- ."Pero si tienes suerte y te llevas a un cliente a la zona vip una hora son 600 dólares". Yo, ingenuamente, pensaba que en la zona vip sólo se hacía una cosa: follar. Pues no. En garitos como el Sapphire no hay sexo propiamente dicho. "Algunas chicas lo hacen pero a escondidas" decía Zoida. "Yo paso". No están obligadas, al contrario, las normas 'de la casa' lo prohiben. "Y en eso son muy estrictos".



Zoida se quejaba de que con la crisis ahora los clientes sólo te llevan a la sala vip "una media horita" que son 'sólo' 300 dólares. Ellas tienen que darle 100 dólares por cliente a 'la casa' y ellos tienen que gastarse otros 125 dólares mínimo en comprar champán... "Antes podía llegar a ganar unos 1800 por noche, ahora gano la mitad".

Ante estas cifras mareantes yo tuve que sentirme halagada: Zoida 'sólo' me cobró 30 dólares por darme audiencia periodística durante 15 minutos en medio del Sapphire en plena Nochebuena (sólo había chinos y árabes, la mayoría de los blancos, en casa con su esposa).
La experiencia fue extraña. Sin duda ser mujer y caminar vestida era una rareza en ese inmenso garito lleno de mujeres en carne viva. Los hombres que vi estaban igual de lobotomizados que los que se sientan durante horas frente a las máquinas tragaperras de los casino aunque en este caso al menos era otro ser vivo el que les encogía el coeficiente mental pero... no sé..

Creo sinceramente que no hace falta ir a Las Vegas. Es mucho más saludable alquilar Leaving Las Vegas, ver a Cage alcoholizarse, deprimirse con él y con Elisabeth Shue y apagar la tele. Al menos al acabar de ver la película uno podrá pasearse por algún lugar real. Las Vegas es algo bastante cercano a una ficción de neones, construcciones de tamaños desnaturalizados, horteradas a gogó, ofertas infinitas de diversión preconcebida y gente desesperada por pasarlo bien siguiendo un guión. La versión de Las Vegas que ofrece el cine o la fotografía es bastante más tolerable que la versión real.